Stop #foodwaste está en tu mano

¿Sabías que 1.300 millones de toneladas de alimentos se desperdician cada año? Esto supone un tercio de los alimentos destinados al consumo humano, lo que significa que se tira 41 toneladas de alimentos cada segundo.

Cada gesto cuenta, por eso te damos dos consejos para reducir el desperdicio de comida desde casa.

Antes de tirar, ¡a la olla!

(diseño del pelador y la zanahoria)

Las cortezas de las verduras, como la zanahoria, la berenjena, el nabo…contienen un sabor intenso que puedes aprovechar para hacer un caldo de verduras delicioso que te sirva de fondo para un risotto, por ejemplo.

Solo tienes que poner un poco de puerro cortado en dados en una olla con un poco de aceite de oliva, cuando esté dorado, añade las peladuras y cubre con agua. Para que el caldo sea más sabroso, puedes incluir un poco de apio.

Deja que las hortalizas suelten su jugo, unos 25 minutos, y cuela el caldo. Si no lo vas a utilizar en ese momento, puedes congelarlo para utilizarlo en otra ocasión.

¿Cómo hacer que los alimentos duren más?

La disposición de los alimentos en el frigorífico puede hacer que éstos duren más en mejores condiciones. Hay ciertos productos que es mejor guardarlos fuera de la nevera, otros dentro, ¿sabes cuáles son? Te damos las claves:

Fuera de la nevera:

Cítricos, calabacín, judías y frutas como manzanas, melocotones o plátanos.

En la nevera: frutas como la sandía, melón, uvas o fresas. Las verduras que tienes que refrigerar son los espárragos, zanahorias, champiñones, pimientos, brócoli o puerros.

Hasta que estén maduros: los tomates, peras, ciruelas o aguacates, déjalos fuera hasta que estén maduros, entonces mételos en la nevera.