Los helados también pueden ser saludables

Si piensas que disfrutar de un helado refrescante y delicioso no es compatible con cuidar tu alimentación, estás equivocado/a. El secreto es hacerlo en casa, en lugar de sucumbir a los helados industriales, que tienen altos porcentajes en azúcares y grasas y muy bajo en fruta.

Nuestra receta es muy sencilla y no necesitas ingredientes cuyos nombres son imposibles de pronunciar, ¡porque nos gusta lo natural!

Solo necesitas 3 grupos de ingredientes, a elegir los que más te gusten, ¡o puedes probar todas las combinaciones!

Para hacer que nuestro helado sea cremoso: crema de coco, yogur, leche o bebida vegetal.

Fruta congelada, prueba con sandía, melón, albaricoque… ¡están riquísimos!

Un toque especial: para darles un ‘twist’ puedes probar a poner trocitos de frutas, frutos secos, crema de cacahuete, virutas de chocolate puro o menta.

Preparación:

  1. Primero tienes que congelar la fruta con la que vayas a hacer el helado.
  2. Cuando la fruta esté congelada, mézclala en la batidora con yogur, leche o bebida vegetal, hasta que quede una textura cremosa.
  3. Añade tu toque favorito, la menta es perfecta para el melón o la sandía. Si prefieres algo más ‘goloso’ puedes añadir virutas de chocolate puro al helado de plátano.