Ensalada templada de espárragos y huevo poché

Ensalada templada de espárragos y huevo poché

Con solo unas 25 kcal por cada 100 g de porción comestible, son una verdura interesante para las dietas. Son muy ricos en agua, tienen un efecto saciante, diurético, y son una gran fuente de potasio y ácido fólico, antioxidantes.

Ensalada templada de espárragos y huevo poché (Directo al Paladar)

Con apenas unas 25 kcal por cada 100 g de porción comestible, son una verdura interesante para las dietas. Son muy ricos en agua y gran fuente de potasio y ácido fólico, antioxidantes

Cortar la parte leñosa de la base de los espárragos y cortar en dos partes si fueran muy largos. Llevar agua a ebullición en una sartén o cacerola y blanquear los espárragos unos 2-4 minutos, dejándolos al dente. Escurrir rápidamente y enfriar en el agua helada. Una vez fríos, separar las puntas y cortar cada espárrago longitudinalmente en dos o tres cintas largas. Repartir en dos platos dando forma un poco redondeada.

Disponer en el plato un poco de rúcula, tomates Cherry (crudos o tostados ligeramente en la plancha) y un poco de cebolla, previamente cortada muy fina y pochada.

Huevo poché

Cocinar los huevos pochándolos en agua hirviendo o usando el método del plástico film, por si no tenemos mucha maña creando el remolino en el agua. Dejar la yema semilíquida, o al punto deseado, no deberían cocerse más de 2-4 minutos. Colocar con cuidado un huevo en el centro de cada plato y salpimentar, añadiendo a la ensalada un buen chorro de AOVE.